‘Ni Una Menos’: La movilización feminista que mueve al mundo

Sociedad

El sábado 25 de noviembre, la marcha #NiUnaMenos volvió a tomar las calles para hacer escuchar su voz de protesta por las miles de mujeres que son maltratadas en el Perú.

(Foto/ Punto Seguido)

Redacción: Muriel Villavicencio / Mariale Velarde / Moisés La Rosa Muñoz

Con pancartas en manos y  arengas de protesta, miles de peruanos salieron a las calles para alzar su voz en contra de la violencia de género. Cientos de mujeres, niños, hombres y familias enteras marcharon, desde las 2 de la tarde, demostrando así que este movimiento crece cada vez más.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), durante el 2016, el 68,2% de las mujeres han sufrieron de  violencia física, sexual o psicológica. Y cada ocho minutos se registra una muerte a causa de feminicidio.

Esta es la tercera marcha que se registra en la ciudad capital en contra de la violencia de género. A pesar de que cada vez existen más personas que se suman a esta causa, las cifras de maltrato a las mujeres son mayores. Por ello, una vez más salieron a las calles de Lima cerca de 30 colectivos y miles de estudiantes para demostrar su rechazo. 

(Foto/ Punto Seguido)

¿Cómo inicio?

#NiUnaMenos se inició en Argentina en el 2015. Esta es una consigna que le da el nombre a un movimiento feminista y colectivo que tienen como objetivo protestar contra la violencia de las que son víctimas las mujeres y más aún, ante sus consecuencias más graves como el feminicidio.

Al Perú llegó en el 2016. Los casos de maltratos de  Lady Guillén y Arlette Contreras, quienes fueron víctimas de violencia en manos de sus parejas, encabezaron la movilización. Lo que ambas reclamaban era justicia, dado que los hombres que las agredieron, Rony García y  Adriano Pozo, no eran castigados con las penas correspondientes.

Ser parte de este movimiento le ha servido a Arlette Contreras, quien en marzo de este año recibió el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje 2017, del Departamento de Estado de EE.UU., en Washington. Mientras que en el caso de Lady Guillén, cuenta con un programa de televisión con el que intenta ayudar a diversas personas que muestran sus casos.

“El cuerpo de una mujer fue encontrada en la maletera de un carro”, “Hombre acuchilla a su ex pareja por no querer seguir con relación”, “Encuentran mujer asesinada”, estos son algunos de los titulares que se ven a diario en los portales de noticias, los periódicos  y la televisión. Esto demuestra que los casos de Lady Guillen y Arlette Contreras no son hechos aislados, sino que vivimos en una sociedad llena de violencia.

La lucha en contra de la violencia de género se está manifestando en toda clase de campos, como en el fútbol. El último domingo, en el partido de Alianza Lima frente a Deportivo Municipal del Torneo Clausura, se hizo un minuto de silencio, exactamente en el minuto 8, debido a que cada 8 minutos muere una mujer en el Perú a causa de feminicidio.

A esta campaña también se sumaron las 23 aspirantes a la corona del Miss Perú 2017, quienes aprovecharon la atención mediática que tiene el certamen de belleza. Durante la pasarela, dieron su nombre junto a los datos estadísticos de la situación de violencia que viven las mujeres en nuestro país, en lugar de las clásicas medidas corporales.

“No queremos un país con más violencia. No solo se trata de estas 23 mujeres. Se trata de todas las mujeres que tienen derecho y merecen respeto. No más violencia. Este es el mensaje de este Miss Perú”, concretó Cristian Rivero, el conductor del Miss Perú 2017.

(Foto/ Punto Seguido)

 

Caso más representativo: Arlette Contreras

El caso de Arlette Contreras se convirtió en uno de los más representativos en la lucha contra la violencia hacia la mujer en el Perú y en el extranjero, ya que la también abogada ha sido reconocida por el largo camino de lucha que emprendió contra su agresor.

El calvario de Arlette ocurrió en la madrugada del 12 julio de 2015, cuando a la salida de una reunión, se dirigió al hotel Las Terrazas ubicado en la provincia de Ayacucho, junto a su ex pareja, Adriano Pozo. Minutos después de hacer el registro, la joven manifiesta que decidió dar por terminada la relación que tenía junto al hijo del entonces regidor de la municipalidad de Huamanga, Jorge Pozo.  

(Foto/ Andina)

“Entonces te voy a violar. Si no es por las buenas, va a ser por las malas. Te voy a matar, a mí no me vas a dejar”, le contestó Adriano, según las declaraciones de Contreras.

Ante esta situación, la joven decidió huir y durante el forcejeo, Pozo intentó ahorcarla. Arlette, intentó escapar, pero solo llegó a la recepción hasta donde Adriano la siguió desnudo. Lleno de ira y sin dudarlo, se ve a Adriano en las imágenes registradas por las cámaras del hotel, lanzarse sobre ella, jalonearla y arrastrarla por el suelo.

Contreras presentó un denuncia en contra de Pozo luego de la agresión e intento de violación, pero el joven que tenía 26 años por entonces, fue juzgado en Ayacucho por lesiones leves y condenado a un año de prisión suspendida en el 2016.

“Me volví a sentir atacada”, comentó Arlette frente a este suceso.

A pesar de la sentencia  y de los procesos judiciales por los que tuvo que pasar,  Arlette Contreras convirtió esta experiencia en una inspiración para muchas mujeres que no reciben apoyo de las autoridades.

Así, #NiUnaMenos se convirtió en una protesta que sirve de vitrina para dar a conocer los innumerables casos de violencia contra las mujeres que se registran en nuestro país.

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *